23 septiembre, 2006

Corona de arroz cocido con carne cocida cortada en taquitos

Llevo unos días que estoy a dieta rigurosa, esta dieta se ha dividido en dos fases, la primera en la clínica hasta el jueves pasado y desde esta fecha hasta el próximo martes en casa.
La dieta en la clínica era estricta, lo mismo que en mi casa, pero la comida en la clínica estaba oficiada deficientemente.
El arroz blanco, un bloque pegajoso y sin sabor alguno y mira que a mi me gusta el arroz.
Unos macarrones, solamente hervidos en agua del grifo.
El pescado a la plancha bastante aceptable, sin embargo la carne cocida estropajosa y sin sabor alguno.
Diréis a que viene todo este rollo, tiene su motivo, ya que con los mismos ingredientes que puedo comer y sin pasarme lo más mínimo en las cantidades me hago unos platillos agradables y comestibles.
Porque no harán esto en clínicas y hospitales?. La respuesta es obvia, hay que poner atención y hacer el trabajos de la cocina con un poquito de cariño y veis que no hablo nada de gastar más, solo cariño en la cocina.

Yo estos días solo puedo comer: Caldo de verdura filtrado, Tapioca, Arroz y pastas, carnes magras, cocidas sin grasas, Pescados blancos cocidos sin grasas o la plancha.
Queso duro, biscottes, miel y mantequilla cruda en poca cantidad.
Un te ligero a la mañana y tarde.

Pues bien conjuntado los ingredientes recomendados se puede hacer un plato como el de hoy al mediodía que lo he comido a gusto, mientras el resto de la tribu comía a dos carrillos.

Así que empiezo mi “Guisote” cociendo en una cazuela un trozo de carne desprovista de todo nervio, grasa, etc. y la he puesto a cocer con un trozo de puerro, dos dientes de ajo y una zanahoria.
Durante la cocción he espumado hasta que el caldo ha quedado claro.
La carne ya está bien cocida, por lo que filtro el caldo y la carne la pico y reservo
Con 2 tazas de café de caldo, una vez filtrado y desengrasado de las 4 gotas que se veían de grasa, cuezo una taza de arroz al uso.
Una vez el arroz en su punto, lo monto en el plato formando una corona y en el centro le añado la carne picada que la he tenido en maceración en un poco de caldo, con lo cual la carne no está tan seca y esta dentro de los ingredientes y formas de guisar permitido.
Nota
Esta ha sido toda mi comida, no es que sea mucha, la cantidad no me importa, lo que si me importa que este razonablemente bien cocinado y con una presencia lo mas agradable posible, en resumen estaba bueno de comer.
Y creo no haber perdido ningún nutriente de los productos utilizados, dentro de las perdidas usuales.